• Inicio /
  • Noticias /
  • Artículos /
  • ¿Tu bebé se despierta en la noche? Posibles causas y soluciones
X

Cuando los bebés están recién nacidos es normal que despierten aproximadamente cada tres horas para comer y cambiar su pañal, entre los cuatro y los seis meses empezará a dormir por tiempos más prolongados de entre 5 y 8 horas promedio por noche, mientras que entre los siete meses y el primer año de vida, se espera que ya pueda dormir de 9a 12 horas corridas y continuar con este hábito por varios años.

Tomando en cuenta estas etapas, te compartiremos las posibles causas por las que tu bebé podría no dormir adecuadamente.

Recién nacido (0 a 3 meses)

Causa: Su pañal está mojado o sucio.

Solución: Revisa y cambia su pañal cada que se levante para comer.

Causa: Cólicos estomacales.

Solución: Sácale el aire después de cada toma de leche.

Causa: Reflujo (vomita mucha leche después de cada toma y llora mucho).

Solución: Llévalo al pediatra para que confirme el reflujo y te recete algo para mejorarlo.

Causa: Tiene frío

Solución: Ponle una pijama calientita, un gorrito y algunas cobijitas de algodón, evita las corrientes de aire.

Bebés de 4 meses en adelante

Causa: Extraña a sus papás

Solución: No lo cargues cuando se despierte, sólo háblale y dale palmaditas con la mano para tranquilizarlo. Si lo sacas de la cuna, aprenderá a hacerlo todas las noches y cada vez llorará más hasta lograr que lo lleves a tu cama.

Causa: Duerme mucho en el día

Solución: Evita que tenga siestas de más de 4 horas en el día o por la tarde cuando está cercana la hora en la que lo acuestas por la noche.

Causa: Tiene hambre

Solución: Dale de comer cereales con la última toma de leche. Después de los 6 meses de edad no le des tomas de leche por la madrugada, de lo contrario se despertará siempre para pedirla.

Causa: Se duerme en diferentes horarios y eso le modifica el sueño

Solución: Crea una rutina del baño, la cena y la hora de ir a la cama, para que el bebé se acostumbre a esos horarios y no esté inquieto antes de dormir.

Recuerda que para que tu bebé duerma bien debe sentirse seguro, calientito y cómodo, revisa siempre que tenga todo lo necesario para dormir tranquilo.

| Salir
X

Cuando los bebés están recién nacidos es normal que despierten aproximadamente cada tres horas para comer y cambiar su pañal, entre los cuatro y los seis meses empezará a dormir por tiempos más prolongados de entre 5 y 8 horas promedio por noche, mientras que entre los siete meses y el primer año de vida, se espera que ya pueda dormir de 9a 12 horas corridas y continuar con este hábito por varios años.

Tomando en cuenta estas etapas, te compartiremos las posibles causas por las que tu bebé podría no dormir adecuadamente.

Recién nacido (0 a 3 meses)

Causa: Su pañal está mojado o sucio.

Solución: Revisa y cambia su pañal cada que se levante para comer.

Causa: Cólicos estomacales.

Solución: Sácale el aire después de cada toma de leche.

Causa: Reflujo (vomita mucha leche después de cada toma y llora mucho).

Solución: Llévalo al pediatra para que confirme el reflujo y te recete algo para mejorarlo.

Causa: Tiene frío

Solución: Ponle una pijama calientita, un gorrito y algunas cobijitas de algodón, evita las corrientes de aire.

Bebés de 4 meses en adelante

Causa: Extraña a sus papás

Solución: No lo cargues cuando se despierte, sólo háblale y dale palmaditas con la mano para tranquilizarlo. Si lo sacas de la cuna, aprenderá a hacerlo todas las noches y cada vez llorará más hasta lograr que lo lleves a tu cama.

Causa: Duerme mucho en el día

Solución: Evita que tenga siestas de más de 4 horas en el día o por la tarde cuando está cercana la hora en la que lo acuestas por la noche.

Causa: Tiene hambre

Solución: Dale de comer cereales con la última toma de leche. Después de los 6 meses de edad no le des tomas de leche por la madrugada, de lo contrario se despertará siempre para pedirla.

Causa: Se duerme en diferentes horarios y eso le modifica el sueño

Solución: Crea una rutina del baño, la cena y la hora de ir a la cama, para que el bebé se acostumbre a esos horarios y no esté inquieto antes de dormir.

Recuerda que para que tu bebé duerma bien debe sentirse seguro, calientito y cómodo, revisa siempre que tenga todo lo necesario para dormir tranquilo.