• Inicio /
  • Mamá /
  • Embarazo /
  • Síntomas frecuentes
| Salir

Muchas mujeres aseguran que nunca se han sentido tan bien como cuando están esperando un hijo; se dan cuenta de que están embarazadas únicamente porque se ausenta la menstruación y la gestación continúa sin mayores molestias hasta el momento del parto. Sin embargo, en otras ocasiones el embarazo se presenta acompañado por una serie de molestias que, más que un signo de preocupación, son motivo de irritación para la mujer. La mayoría de estos malestares se deben a la combinación de la fatiga y la necesidad de llevar en todo momento un peso adicional, pero más vale conocerlos para estar advertida y no alarmarse. De cualquier modo, conviene mantener siempre una estrecha comunicación con tu médico para que, si se da el caso, sea él quien te indique de qué manera puedes disminuir o hacer desaparecer tus molestias.

<

Náuseas y vómitos

Las náuseas, en ocasiones acompañadas de vómitos, se presentan aproximadamente en 50% de los casos. Pueden producirse al ver u oler ciertos alimentos, el humo del tabaco o alguna loción entre otros. Las náuseas aparecen por lo general hacia la tercera semana y rara vez se prolongan más allá del cuarto mes. Sobrevienen con frecuencia en ayunas y desaparecen después del desayuno, pero persisten durante la mañana o incluso a lo largo del día.

*

Dolor y acidez estomacal

El embarazo acarrea cierta pereza de todos los músculos del aparato digestivo y, por otra parte, se producen alteraciones en la secreción de algunas glándulas importantes en la digestión. Como resultado de esto, las futuras madres en ocasiones presentan digestiones lentas y difíciles, sienten pesadez después de las comidas y aunadas a estos malestares, están la sensación de acidez, dolor y ardor gástrico. Obviamente que todo esto es molesto y desagradable, pero puedes tomar algunas medidas a fin de atenuar estas dolencias: no comas demasiado, evita los alimentos ácidos, los difíciles de digerir, los que fermentan (coliflor, frituras, alubias, frijoles, etc.) y aquellos demasiado ricos en grasas. Trata de no ingerir alimentos inmediatamente antes de acostarte, de preferencia haz varias comidas de pequeñas cantidades y no cometas el error de tomar bicarbonato de sodio: lejos de aliviar el malestar, aumentará la secreción ácida del estómago.

*

Estreñimiento

Es muy frecuente en el transcurso del embarazo, incluso en mujeres que nunca antes lo han padecido. Se debe también a esa pereza del intestino de la que se habló anteriormente. Conviene realizar ejercicio frecuente de muy bajo impacto como caminar para combatirlo (sin que te excedas, sobre todo si no practicabas alguna actividad física antes), así como vigilar tu alimentación. Una dieta rica en frutas (papaya, ciruela pasa, uvas), verduras (lechuga y espinacas) y cereales (salvado y avena) es muy recomendable. Evita laxantes fuertes, pues corres el riesgo de irritar el intestino.

*

Hemorroides

Aparecen sobre todo durante la segunda mitad del embarazo y son várices de las venas del recto y del ano. Si llegas a tener hemorroides, no dudes en notificar a tu médico para que te dé un tratamiento adecuado. Procura seguir una dieta alta en fibra, tomar muchos líquidos y hacer ejercicio (recuerda que es con moderación, y siempre es bueno consultar antes a tu médico tratante). Las hemorroides leves mejorarán después del parto, pero si persisten podrás utilizar alguna crema para aliviarlas.

*

Várices

Las várices provienen de una dilatación anormal de las paredes de las venas. Es probable que desarrolles várices si hay una historia familiar de esta dolencia. En el último trimestre del embarazo, la cabeza del bebé puede presionar las venas pélvicas produciendo la acumulación de sangre en las venas de las piernas, con su consiguiente inflamación. El hecho de permanecer mucho tiempo de pie suele agravar esta situación. Haz ejercicio para mejorar la circulación de piernas y pies, caminar es lo más aconsejable. Trata de dormir con los pies sobre una almohada y evita a toda costa los masajes enérgicos y los hidromasajes.

*

Estrías

Son pequeñas líneas de color rosado que aparecen en la piel de los muslos, el abdomen y los senos. Se presentan en la mayoría de las futuras madres y rara vez desaparecen, aunque con el tiempo pueden hacerse más pequeñas y estrechas. Las cremas y ungüentos por lo general no ayudan mucho, sobre todo los de bajo costo y de marcas poco conocidas, pero lo que sí puede evitarse es un aumento exagerado de peso y el alto consumo de grasas, ya que ello favorece el desarrollo de las estrías.

*

Calambres

Se caracterizan por dolor en el muslo, la pantorrilla y el pie, que puede ser tan intenso como para despertarte en la noche y hacerte gritar. El dolor suele prolongarse durante varias horas y lo mejor es dar un masaje muy firme, de preferencia durante varios minutos. También funciona flexionar el pie hacia arriba y pisar con el talón. Se cree que se deben al bajo nivel de calcio en la sangre. 

*

Cambios de tu cuerpo durante el embarazo

El embarazo es uno de los estados de la mujer con mayores cambios en un lapso de tiempo muy corto, los cuales pueden variar de una mujer a otra o de un embarazo a otro. Este periodo en su mayoría representa un cúmulo de sentimientos y sensaciones encontradas, ya que aún cuando pudieran presentarse algunos malestares, el simple hecho de saber que es por una personita indefensa y llena de amor, permiten sobrellevarlos y sentir que valdrá la pena.

A continuación te compartimos algunos de los cambios que pudieras presentar y que son totalmente normales, pero siempre será recomendable comunicárselo a tu médico, ya que de acuerdo a tu estado de salud podría brindarte algún medicamento o en su caso técnicas para disminuir esos malestares.

Posibles cambios

Recomendaciones

 

1. Náuseas o acidez e indigestión.

  • Es preferible dividir tus comidas entre 6 y 8 comidas pequeñas durante el día.
  • Evita las comidas fritas, frutas cítricas, los alimentos condimentados o irritantes.
  • Es mejor tomar líquidos entre comidas.
  • Evita acostarte después de comer.
  • Comer pan tostado, galletas saladas o cereales secos por la mañana disminuyen la sensación de las náuseas.

 

2. Aumento y sensibilidad en los senos.

  • Utiliza un sostén de maternidad, esto puede ser una buena opción para mayor soporte.
  • Coloca almohadillas para la absorción de líquidos y evitar manchar tu ropa.

3. Dolores en espalda, ingles o muslos.

  • Descansa y aplica calor en la zona que te cause dolor.

4. Estrías

  • Mantén tu piel hidratada con bastante crema.
  • Evita rascarte
  • Toma suficiente agua, para ayudar también a mantener tu cuerpo hidratado.

5. Hinchazón

  • Bebe entre 8 y 10 vasos de agua al día.
  • Evita la cafeína o los alimentos salados.
  • Descansa y levanta tus piernas.

*
>