• Inicio /
  • Mamá /
  • Embarazo /
  • Cuidados generales
| Salir

Más vale prevenir que curar. Durante el embarazo, los efectos de ciertas enfermedades y medicamentos suelen ser potencialmente dañinos para el bebé. Así pues, es preferible tener presentes una serie de precauciones que aumentarán las probabilidades de estar bien, estés embarazada o no.

Lo ideal sería que tuvieras todas las vacunas al día antes de la concepción. En caso contrario, deberás preguntar los resultados del análisis de la rubéola para saber si estás inmune o no. En este último caso deberás evitar el contacto con personas infectadas. La vacuna de la gripe es también una buena alternativa antes o durante el embarazo ya que reduce en gran medida las posibilidades de enfermar. 

<

Mantén altas las defensas.

Es importantísimo que te sometas a la mejor dieta posible, que duermas lo suficiente y que realices un ejercicio adecuado de bajo impacto, sin exagerar. Recuerda que siempre debes iniciar un programa de ejercicios con la visita y visto bueno de tu médico tratante. 

*

Evita a las personas enfermas.

Intenta mantenerte alejada de cualquiera que tenga un resfriado, una gripe, un virus estomacal o cualquier otra enfermedad contagiosa. Si estás expuesta a mucha gente o viajas con frecuencia en transportes públicos, lávate correctamente las manos antes de tocarte la boca, la nariz y los ojos.

En caso de que otro hijo o algún niño con el que tengas mucha proximidad presente un salpullido de cualquier tipo, evita un contacto estrecho con él. Consulta a tu médico inmediatamente.

Si tienes mascotas en casa, trata de mantenerlas en buen estado de salud teniendo al  día su calendario de vacunas. Si se trata de gatos, toma precauciones para evitar la toxoplasmosis, una enfermedad transmitida por los felinos a través de su excremento que si bien no es común, puede desencadenar malformaciones en el feto como retraso mental, anemia, ceguera, inflamación en hígado y bazo, y en el peor de los casos hidrocefalia.

Es necesario poner en práctica hábitos seguros en la preparación y almacenamiento de alimentos, a fin de evitar posibles intoxicaciones. Refrigera los restos de comida de inmediato y desecha los productos dudosos. Utiliza superficies no porosas (formica, vidrio, acero inoxidable) para preparar los alimentos y mantenlas exageradamente limpias. Asimismo, deberás lavarte las manos antes de manejar los alimentos y después de tocar carnes, pescados o huevos crudos.

No es recomendable compartir los cepillos de dientes ni ningún otro objeto personal.

En términos generales, no debes tomar ningún medicamento sin antes consultar a tu médico.

*

Qué hago para evitar las estrías

Durante el embarazo ocurre que tu vientre, tu cadera, tus pechos y tus piernas crecen y la piel de estas partes de tu cuerpo se estirarán al máximo, lo que en muchas ocasiones genera las odiosas estrías, unas marcas en la piel que parecen rayas de un tono más claro al de tu tono normal, que la hacen ver flácida y rasgada.

Debes saber que el tener o no estrías depende en gran medida del tipo de piel que tienes, pues hay pieles muy resistentes que a pesar de haber tenido varios embarazos no presentan estrías, mientras que otras son más sensibles y las estrías aparecen desde los primeros meses del embarazo. De cualquier manera hay forma de prevenir o disminuir su aparición, por lo que te compartiremos algunos consejos:

  1. Es importante que cuides tu alimentación durante el embarazo, para evitar subir mucho de peso, recuerda que estar embarazada no significa comer por dos.
  2. Toma suficiente agua natural para mantener la piel bien hidratada.
  3. Puedes usar aceites naturales como olivo y almendras para humectar tu vientre, tu cadera, tus pechos y tus piernas. Aplícalos después de cada baño con un pequeño masaje en círculos.
  4. Realiza ejercicios ligeros como caminar o estirar tu cuerpo.
  5. Evita exponerte al sol y en caso de hacerlo aplica un bloqueador con un factor de protección arriba de 50.
  6. No fumes ni bebas alcohol.
  7. No te bañes con agua muy caliente.
  8. Evita rascarte la piel, es preferible usar una crema humectante cada vez que sientas comezón.

Recuerda que debes tener cuidado con los productos que se venden para prevenir las estrías, pues algunos no son recomendables para las embarazadas, por lo que es importante que siempre leas las restricciones de uso.

*

La cuarentena después del parto

En tiempos pasados nuestras abuelas se referían a la cuarentena como el periodo de cuarenta días, en el que las mujeres que acababan de dar a luz, debían permanecer en casa para recuperarse del parto y para aprender su nueva labor de madres. Durante ese tiempo las mujeres más cercanas como: la madre, la suegra o una hermana, apoyaban a la nueva mamá para enseñarle y ayudarle a las labores de casa.

En la actualidad ya son pocas las mujeres que pueden tomarse todo este tiempo, pues ahora muchas trabajan y otras prefieren retomar rápidamente su rutina. Cualquiera que sea tu caso, seguramente estarás pensando en cómo organizarte durante los primeros días de tu bebé en casa, por esta razón, te compartimos algunas cosas que te pueden ayudar: 

  1. Si tu mamá, tu suegra u otra persona cercana te ofrecen apoyo en los primeros días, acepta su ofrecimiento, eso te dará tranquilidad y tiempo para ti, pues aunque no lo creas en ocasiones no tienes tiempo ni para darte un baño.
  2. Duerme cuando tu bebé duerma, eso te permitirá recuperarte más rápido y nivelará las horas de sueño que se han modificado debido al número de veces que despertarás cada noche para alimentar a tu bebé.
  3. Mantente alerta de tu cuerpo y de tus emociones, pues en esta etapa tus hormonas y tu cuerpo estarán reacomodándose, lo que puede provocar una especie de cólicos llamados “entuertos”, son normales y un poco dolorosos, pero si el dolor es insoportable debes comunicarlo a tu médico, pues puede tratarse de un problema más serio.
  4. También puedes estar muy sensible e incluso triste, lo que en casos extremos se llama “depresión postparto”, es normal sentir un poco de tristeza, pero si esto no te permite hacer tu vida normal, es importante que busques ayuda profesional.
  5. Involucra a tu esposo en el cuidado del bebé y pide ayuda a tus seres queridos cuando así lo necesites.

*

¿Me puedo embarazar cuando estoy lactando?

Sí, aunque las probabilidades disminuyen, hoy sabemos de muchas mujeres que se embarazaron aún cuando seguían lactando, debido a que cada cuerpo es diferente y no es una regla que la lactancia evite el embarazo. 

Cuando tu bebé se alimenta únicamente de leche materna y todavía no duerme durante toda la noche, la producción de la hormona prolactina, responsable de la lactancia, se mantiene muy alta y eso evita que se presente tu periodo o menstruación, por eso es poco probable que te embaraces, pero si empiezas a espaciar las tomas de leche materna que le das a tu bebé, tu cuerpo reactivará su proceso de reproducción y puede liberar un óvulo nuevo en cualquier momento, por lo que es posible que puedas embarazarte aun cuando no hayas tenido tu periodo previamente.

Lo mejor es que en cuanto reanudes tu vida sexual, consultes con el médico sobre la mejor alternativa anticonceptiva, pues no todos los métodos son recomendables si estás lactando.

*

Parte I Ejercicios prenatales

El ejercicio durante el embarazo es una actividad que te ofrece grandes beneficios tanto para ti como para tu bebé, ya que te mantiene en forma, disminuye las molestias que se presentan con el aumento de peso, aumenta la oxigenación de tu cuerpo, que a su vez beneficia al bebé en el útero, entre muchas otras.

Sabiendo los grandes beneficios que te aporta el ejercicio en esta etapa,  a continuación te damos algunos tips para que tomes la decisión e inicies con esta sana y divertida rutina.

  • Inicia con una caminata de 20 a 30 minutos diarios.
  • Puedes practicar  estiramientos o ejercicios lentos acompañados con música.
  • La natación o la yoga resultan ser disciplinas muy recomendables para el embarazo.
  • El ejercicio no debe provocar dolor, pero si presentas alguno, lo recomendable es parar y consultarlo con tu médico.
  • La respiración durante el ejercicio es básica, por lo que cuida que éstas sean inhalando por la nariz y exhalando por la boca, con un ritmo lento y profundo.
  • Evita los saltos o cargar peso adicional.
  • Procura dormir 8 horas diarias y podrías hacer una siesta de 30 minutos por la tarde, así recuperarás energía y tendrás la suficiente para llevar a cabo tus ejercicios y sentirte bien.

En caso de no poder salir de casa, hay una variedad de ejercicios que tú misma podrías hacer, previamente recomendados por un instructor o tu médico,  lo importante es crear el hábito y gozar de sus beneficios.

*

Embarazo y trabajo

Muchas mujeres en esta época deben o deciden continuar trabajando durante todo el embarazo, lo cual resulta no siempre una situación fácil de manejar, esto debido a que durante el primer trimestre del embarazo los síntomas y la noticia pueden generan un descontrol importante en tu desempeño laboral.

Durante el primer trimestre será importante que acudas a tu médico para evaluar tu estado físico, y de igual forma para que te brinde los cuidados generales que deberás tener, así como algunas recomendaciones para minimizar los síntomas de sueño, náuseas, dolor de cabeza u otros.

También te recomendamos comentarlo con tu jefe directo, de esta forma podrías conseguir que comprenda la situación por la que pasas y definan cómo lo manejarán.

El segundo trimestre normalmente es un periodo más tranquilo y que te permite continuar tus labores sin mayor complicación.

El tercer trimestre suele ser un poco más cansado, por el peso del bebé, al igual de enfrentarte a nuevos síntomas como calambres, hinchazón, pequeñas contracciones etc., los cuales pudieran limitar tu agilidad y hasta generar sentimientos de frustración y miedo por acercarse la fecha de parto y/o de enfrentar un cambio en tu vida por la llegada de un nuevo integrante en la familia, que requerirá gran parte de tu tiempo para crecer y desarrollarse.

Aún cuando representan muchos cambios no deberás atemorizarte o estresarte, muchas mujeres han pasado por la misma situación y lo han superado sin mayor conflicto, sólo es cuestión de estar preparada y junto a tu médico buscar opciones para minimizar estos síntomas y saber que todo este proceso al final del día valdrá la pena.

*

La sexualidad durante el embarazo

Uno de los temores que tienen muchas mujeres durante el embarazo es el de si es riesgoso para el bebé el tener relaciones sexuales. La realidad es que salvo en los casos en los que el médico indique suspender la intimidad de pareja por la presencia de alguna infección o amenaza de aborto, tú puedes seguir manteniendo relaciones sexuales tanto como lo desees, pues se sabe que no representa ningún riesgo para el bebé.

Las relaciones sexuales en el embarazo pueden ser muy benéficas para ambos porque ayudan a que la pareja se sienta más unida y amada,y se sabe que en ocasiones los hombres se sienten desplazados y olvidados durante esta etapa y una forma de involucrarlos en el proceso es a través de mantener el vínculo de la intimidad, además de tener muchas ventajas para la mujertales como:

  • Ayudan a relajarte.
  • Contribuyen a que sigas sintiéndote atractiva y mirada.
  • Fortalecen tus músculos vaginales para el parto.
  • Estrechan tu relación de pareja.

Disfruta plenamente de tu sexualidad en esta etapa, sólo mantente alerta decualquier manifestación extraña como: sangrado, dolor, irritación, ardor y/o problemas para orinar. En estos casos lo mejor sería suspender las relaciones hasta consultarlo con tu médico.

*

Parte II Ejercicios prenatales

El ejercicio es una actividad muy recomendable para la preparación del parto, esto debido a que los movimientos, respiraciones o estiramientos ayudan a fortalecer tus músculos, darte mayor flexibilidad, así como para aprender a relajarte y sentirte física y emocionalmente mejor.

Aquí te damos estos prácticos consejos:

  • Se recomienda realizar ejercicios lentos, como una caminata de 20 a 30  minutos o ejercicio que se pueda practicar en el suelo, como ejercicios de elasticidad, yoga para embarazadas, pilates entre otros, de preferencia 3 veces a la semana, dejando los otros días libres de recuperación para tu cuerpo.

 31

  • Mantén siempre una postura alineada,  donde tu pelvis y espalda mantengan el mismo eje, así como las flexiones siempre deberán ser en posiciones formando ángulos de 90º.

 32

  • Recuerda tomar líquido suficiente para hidratarte.
  • Respira continuamente mientras realizas el ejercicio, sin sostener la respiración. Lo ideal será exhalar al realizar el esfuerzo.

 33

  • Evita arquear tu espalda, los saltos, abdominales o ejercicios de alto impacto que afecte tu respiración, provoque dolor abdominal o resulte demasiado agotador.

Antes de iniciar cualquier actividad física durante el embarazo te recomendamos que lo consultes con tu médico, para determinar si es conveniente iniciar este tipo de actividad y bajo qué condiciones. Recuerda que tu salud y la de tu bebé es lo más importante.

*

El cuidado de la presión arterial en el embarazo

Una de las cosas que el médico y tú deben monitorear es tu presión arterial, pues su alteración puede estar indicando la presencia de algún problema o la advertencia de una posible complicación, entre las más frecuentes están: la preclampsiay la eclampsia, producidas por una alta presión (hipertensión).

A continuación te damos algunos consejos para cuidar y monitorear tu presión durante el embarazo:

  1. Evita el consumo de sal, retiene los líquidos y aumenta la presión arterial.
  2. Haz ejercicio, con caminar 30 minutos al día es suficiente.
  3. Toma suficiente agua natural y evita las bebidas energéticas así como los refrescos.
  4. No fumes ni tomes bebidas alcohólicas.
  5. Tómate la presión una vez a la semana (puedes acudir a una farmacia).
  6. Consulta a tu médico si tienes alguno de estos síntomas: fuerte dolor de cabeza, vista borrosa, aumento excesivo de peso, cuerpo hinchado (sobre todo manos, pies y cara).

Recuerda que siempre es mejor prevenir, por ello debes acudir cada mes a una consulta con tu médico para verificar que todo marcha correctamente.

*

Cambios de tu cuerpo durante el embarazo

El embarazo es uno de los estados de la mujer con mayores cambios en un lapso de tiempo muy corto, los cuales pueden variar de una mujer a otra o de un embarazo a otro. Este periodo en su mayoría representa un cúmulo de sentimientos y sensaciones encontradas, ya que aún cuando pudieran presentarse algunos malestares, el simple hecho de saber que es por una personita indefensa y llena de amor, permiten sobrellevarlos y sentir que valdrá la pena.

A continuación te compartimos algunos de los cambios que pudieras presentar y que son totalmente normales, pero siempre será recomendable comunicárselo a tu médico, ya que de acuerdo a tu estado de salud podría brindarte algún medicamento o en su caso técnicas para disminuir esos malestares.

Posibles cambios

Recomendaciones

1. Náuseas o acidez e indigestión

  • Es preferible dividir tus comidas entre 6 y 8 comidas pequeñas durante el día.
  • Evita las comidas fritas, frutas cítricas, los alimentos condimentados o irritantes.
  • Es mejor tomar líquidos entre comidas.
  • Evita acostarte después de comer.
  • Comer pan tostado, galletas saladas o cereales secos por la mañana disminuyen la sensación de las náuseas.

2. Aumento y sensibilidad en los senos.

  • Utiliza un sostén de maternidad, esto puede ser una buena opción para mayor soporte.
  • Coloca almohadillas para la absorción de líquidos y evitar manchar tu ropa.

3. Dolores en espalda, ingles o muslos.

  • Descansa y aplica calor en la zona que te cause dolor.

4. Estrías

  • Mantén tu piel hidratada con bastante crema.
  • Evita rascarte
  • Toma suficiente agua, para ayudar también a mantener tu cuerpo hidratado.

5. Hinchazón

  • Bebe entre 8 y 10 vasos de agua al día.
  • Evita la cafeína o los alimentos salados.
  • Descansa y levanta tus piernas.

*

Cómo calcular tus días fértiles

Llevar un control de tu ciclo menstrual ya sea para tener un bebé o como un método de planeación familiar es de gran utilidad, ya que de esta forma aumentas la probabilidad de un embarazo o evitas uno no deseado.

En mujeres regulares, un ciclo menstrual tiene una duración de 28 ó 30 días en su mayoría, el cual puede variar por uno o dos días. Para identificar si eres regular, únicamente necesitarías anotar en un calendario las fechas en que iniciaste tu menstruación, y llevar este registro por lo menos cuatro meses. De esta forma identificarás el tiempo de duración, y si coinciden los días se considera un ciclo normal.

Tus días fértiles son casi siempre a la mitad de tu ciclo, ya que es cuando se produce la ovulación. Para calcular esta fecha, deberás contar a partir del primer día de tu regla, y si tu periodo fuera de 28 días, se podría decir que tu ovulación se presenta el día 14.

Una vez conociendo esta fecha, deberás contar tres días antes de tu ovulación y dos días después, entre el día 12 y 16, siendo este periodo el más fértil para concebir; ya que un espermatozoide tiene una vida máxima de 72 horas dentro del cuerpo, y el óvulo de 48 horas.

Aquí te presentamos la forma más fácil de calcular tus días fértiles, sin embargo si eres irregular, otro método sería observando tu flujo vaginal e identificar si este se vuelve más abundante y pegajoso, como la clara de huevo. Algunos síntomas pueden ser: sensibilidad en los senos o dolor en el vientre bajo.

Aún cuando utilices estos métodos, debes saber que ninguno es exacto, por lo que si quisieras quedar embarazada, el rango que tarda una mujer sana en promedio va de 6 a 8 meses. Y si por el contrario no quieres quedar embarazada, te sugeriríamos cuidarte con algún otro método anticonceptivo y así evitar cualquier riesgo.

*

¿Qué hago si la leche no me baja?

Amamantar por primera vez podría parecer complicado para muchas mujeres, ya que nunca antes lo han hecho y no saben cómo les irá en el camino. Pero no te preocupes, sabemos que surgen muchas dudas y entre ellas el por qué no les baja la leche. Aquí te decimos lo que pasa y cómo hacer para que este proceso sea más fácil y se convierta en un acto de amor y de unión con tu pequeño.

  1. Es normal que los primeros días no tengas leche como tal, ya que lo primero que se produce en tu cuerpo es el calostro, un líquido amarillento, el cual está compuesto de muchos nutrientes y anticuerpos, que será uno de los alimentos más importantes para su vida. Esto durará entre 2 y 5 días, antes de que se empiece a formar la leche definitiva.
  2. No esperes que en los primeros días tu producción de leche sea abundante, pues la alimentación de un pequeño tampoco es tanta. La cantidad de leche que produzcas la irá marcando tu pequeño con el número de veces que sea alimentado, y entre más estimulación tengas de succión, tu cuerpo irá produciendo más leche.
  3. Si tu deseo es dar pecho, la única forma de estimular tu producción de leche, será alimentar a tu pequeño siempre con pecho y a demanda.
  4. De igual forma, tu alimentación e hidratación en este periodo es básica, ya que también esto ayudará a promover una buena producción de leche, y que tú también te encuentres sana y con energía para hacerlo.
  5. Asegúrate también de que el acomodo y succión de tu bebé sea el correcto, verificando que la boca del bebé este aproximadamente a 2cm de la punta de tu pezón alrededor de la areola, y que los labios del bebé estén por fuera en contacto con el seno. El movimiento de succión deberás notarlo en su mandíbula y no en las mejillas.

En caso de que tuvieras algún problema con tus pezones, alguna enfermedad o problemas para amamantar en general a tu bebé, no dudes en comentarlo con tu médico, él será el indicado para darte una recomendación específica a tu problema.

 

*
>