• Inicio /
  • Bebé sitio /
  • Nutrición /
  • 6 a 12 meses
| Salir

Para saber si tu bebé está listo para dar el gran paso al mundo de los alimentos sólidos, puedes tomar en cuenta las siguientes claves y, por supuesto, consultarlo con tu pediatra:

  • Que tu niño sostenga bien la cabeza levantada.
  • Que haya desaparecido el reflejo de rechazo de lengua.
  • Que el bebé trate de alcanzar el alimento o muestre de alguna otra forma que le interesa.
  • Que el bebé tenga la capacidad de realizar movimientos de sacar y meter la lengua, y de moverla  hacia arriba y hacia abajo.

Previa autorización de tu pediatra de confianza, el inicio del consumo de alimentos sólidos se llama “ablactación”, siendo este momento de gran importancia en la alimentación de tu bebé, ya que muy probablemente inicie con un cambio en su dieta de alimentos líquidos, pasando de la leche materna o la fórmula a alimentos sólidos.

Toma en cuenta que un cambio en la dieta de tu hijo, alterará también sus evacuaciones. Incluso si su alimentación sigue siendo exclusivamente la leche, los intestinos ahora tendrán más capacidad y podrán absorber más nutrientes de ésta, por lo que los excrementos tenderán a estar más sólidos.

En el momento que tú bebé inice la alimentación de sólidos, es importante que no agregues ni sal ni azúcar a su comida, así como limitar en lo posible el uso de grasas para cocinar. De preferencia cuece las verduras al vapor, para que conserven la mayoría de sus nutrientes.

Introduce un alimento nuevo cada vez, y espera de tres a cuatro días para incluir otro. Si tu bebé llegara a presentar alguna reacción alérgica como diarrea o erupciones con algún alimento, podrás eliminar de la dieta el alimento sospechoso e informárselo al pediatra con mayor claridad.

Acercándose los 12 meses, tu pediatra podrá recomendarte darle a tu bebé alimentos menos machacados y un poco más gruesos, con texturas más ásperas, ya que aunque tal vez todavía no tiene dientes, puede masticar con las encías.

Ten en cuenta que tu bebé debe adaptarse paulatinamente a alimentos más difíciles de digerir, por lo que puedes ayudarlo con un poco de pan integral sin corteza, y quizá hasta pueda sujetarlo solo con su manita, siempre bajo tu supervisión.

Recuerda que es importante que tu bebé coma en un lugar apropiado, como una silla alta, para que puedas tener buen control sobre sus movimientos y, sobre todo, la seguridad de que no corre peligro de atragantarse al jugar y comer al mismo tiempo.

(Recuerda consultar a tu pediatra).

<

Alimentos que disminuyen el estreñimiento del bebé

Antes del primer año

Aunque en esta etapa su dieta es muy limitada, hay algunos alimentos que puedes incluir para evitar que se estriña: jugos naturales de ciruela o mango y papillas que incluyan cereales ricos en fibra, papaya o  plátano.

En caso de que lo estés amamantando, también tú debes comer alimentos laxantes, pues se sabe que la leche materna contiene nutrientes que provienen de lo que la mamá ingiere, mismos que contribuyen a la buena digestión del bebé.

Después del primer año

Una vez que tu bebé ya come de todo, para evitar que sufra de estreñimiento, es fundamental que incluyas como parte de su nutrición alimentos ricos en fibra que le ayudarán a que su digestión sea más rápida y sin dolor. A continuación te compartimos una lista de alimentos ricos y nutritivos.

Frutas

Frutas con cáscara

Verduras

Otros

  • Ciruela pasa
  • Mango
  • Papaya
  • Plátano

 

  • Manzana
  • Pera

 

  • Lechuga
  • Espinacas
  • Coliflor

 

  • Agua natural
  • Té de linaza
  • Cucharada de aceite de oliva en crudo.

 

Consulta con tu pediatra antes de suministrarle cualquier alimento nuevo en la dieta a tu bebé.

*

Alimentos que pueden producir alergias

Algo que debes considerar antes de darle a probar un nuevo alimento a tu bebé es que algunos de ellos pueden producirle alergias o una reacción no deseable, por lo que antes de ofrecerle algo que no ha probado, debes consultarlo primero con tu pediatra.

A continuación te compartimos una lista de los alimentos que con mayor frecuencia producen reacciones alérgicas y/o intolerancia en los bebés para que evites dárselos sobre todo en el primer año de vida:

  • Huevo
  • Leche de vaca
  • Soya
  • Miel de abeja
  • Nueces, cacahuates y almendras
  • Trigo
  • Pescados y mariscos
  • Fresas
  • Chocolate

Los síntomas más frecuentes que pueden presentarse como una reacción alérgica o intolerancia a algún alimento son muy variados y pueden parecerse a otros producidos por alguna otra enfermedad,  pero puedes sospechar de una alergia o intolerancia si tu bebé presenta: gases, diarrea, inflamación, popó o pipí con sangre, manchas o erupciones de la piel, comezón, dificultad para respirar, tos, goteo nasal, náusea, vómito y/o desmayos.

 

*

Consejos para dejar de amamantar a tu bebé

Sabemos la gran importancia que tiene la leche materna para los bebés, ya que está especialmente diseñada para las necesidades que requieren en esa etapa. Sin embargo por diferentes circunstancias llega el momento de abandonar la lactancia y este proceso en muchas ocasiones llega a ser un poco complicado para los dos. Por eso te ayudamos con estos prácticos consejos, los cuales te sugerimos ir implementando poco a poco para que tu pequeño no sufra este desprendimiento tan drástico.

  1. Si tu pequeño tiene menos del año de edad, la leche sigue siendo la base de su alimentación, por lo que podrás iniciar sustituyendo algunas tomas por el uso del biberón, ya sea de tu leche o con el uso de alguna fórmula infantil recomendada por tu pediatra.
  2. Las tomas que podrías dejar para el final son las de la mañana y la noche, hasta que poco a poco se eliminen todas por completo. Durante este tiempo tu bebé necesitará de tu contacto, ya que para él o ella ese proceso de amamantarlo, representaba un espacio de conexión muy fuerte contigo.
  3. Por tu parte, al eliminar estas tomas es posible que tus pechos sigan produciendo leche, por lo que te recomendamos extraer un poco para evitar se tapen los conductos o esto genere inflamación y dolor. Además puedes alternar compresas frías y calientes en la zona o un baño con agua caliente. En caso de que llegaras a presentar fiebre, dolor de cabeza o enrojecimiento, no dudes en llamar a tu médico.

Te deseamos mucha suerte y recuerda que la base para hacer este desprendimiento más sencillo es la paciencia y el amor que le demuestres a tu pequeño con abrazos, cariños y atención.

*

Ricas y practicas papillas

La preparación de las papillas en casa es una actividad muy sencilla y saludable para tu pequeño, ya que utilizas alimentos frescos, sin conservadores, azúcares o sal adicional. Además del ahorro que representa.

La preparación de las papillas es la misma en general, ya que deberás triturar todos los ingredientes en un recipiente, añadir unas cuantas gotas de agua hervida, jugo o leche,  o puedes ponerlo en la licuadora hasta que tome la consistencia deseada.

6 meses en adelante

6 meses en adelante

8 meses en adelante

8 meses en adelante

Frutas dulces

½  Plátano maduro sin cáscara

½  Manzana y ½  pera hervida con canela, sin cáscara ni corazón.

Jugo de mango

 

Papas con espinaca

1 Tza. de espinacas

½ papa

½ chayote

Leche materna o fórmula infantil.

 

Brócoli con pollo

150g de pollo sin piel ,hervido, y desmenuzado.

1 taza de brócoli al vapor.

½ taza de caldo de pollo.

Frijoles con tomate

1 taza de frijoles enteros.

1 jitomate hervido y sin cáscara.

 6 meses en adelante

6 meses en adelante

8 meses en adelante

8 meses en adelante

Zanahoria con plátano

½  Plátano maduro sin cáscara

1 Zanahoria hervida sin cáscara.

Jugo de pera

 

Ciruela pasa y mango

2 ciruelas pasa sin hueso

½ mango en cuadritos

Juego de mango

 

Avena con plátano

15g de avena instantánea

2 oz  de leche

½ plátano en cuadritos.

Calienta la leche en una cacerola y añade la avena. Mezcla perfectamente y deja enfriar.

Añade el plátano y sirve.

 

Pollo con verduras

200g de pollo

½ papa mediana

½ jitomate

1 zanahoria

½ cucharadita aceite de oliva.

Pon a hervir todos los ingredientes. Una vez listos vacíalos en la licuadora, agregando ½ taza de caldo de pollo, más el aceite de oliva. Licúa y listo.

Recuerda consultar siempre a tu pediatra, ya que es indispensable conocer la salud de tu pequeño y así evitar cualquier riesgo de alergia o algún problema específico de tu bebé.

 

*

Trucos para que los bebés coman frutas y verduras

Los nutrientes esenciales se necesitan para mantener y reparar el tejido corporal.

Una de las preocupaciones que tenemos todas las mamás cuando nuestros bebés empiezan a comer de todo, es cómo lograr que coman más frutas y verduras, pues una vez que conocen la mayoría de los alimentos, empiezan a evitar los vegetales y las frutas. A continuación te compartimos algunos trucos para que tu bebé las coma:

  1. Crea figuras con las frutas y verduras. Por ejemplo puedes hacer una carita de melón con ojos de uvas, boca de manzana y nariz de zanahoria. Dile a tu bebé que se comerán al señor cara de melón.
  2. Si tu bebé ya come sopita de pasta licúa las verduras y agrégalas en el caldito de la sopa, no las notará y se las comerá sin problema.
  3. Come junto con él y muéstrale que tú también disfrutas de las frutas y las verduras.
  4. Acostumbra a comprar frutas y verduras de temporadas para que estén frescas y en su mejor momento, eso permitirá que haya variedad en las cosas que le ofreces y se acostumbrará a probar nuevos alimentos.
  5. Cuando tu bebé ya tiene dientes, evita quitar la cáscara de las uvas o las manzanas, es bueno que se acostumbre a comer los alimentos de esta manera pues son ricos en fibra, sólo dale pequeñas porciones para evitar que las trague y se le atoren en la garganta.

Recuerda que lo mejor es predicar con el ejemplo si quieres que tu bebé coma frutas y verduras, debe ver que tú también lo haces.

*

¿Hasta qué edad se recomienda que los niños tomen leche materna?

La Organización mundial de la salud (OMG) así como la Asociación americana de pediatría (AAP), recomiendan dar pecho exclusivo durante los 6 primeros meses del bebé, y posteriormente complementar con otros alimentos hasta los 2 años.

Dar leche materna tiene grandes beneficios, ya que uno de los más importantes, es que contiene todos los nutrientes que tu bebé requiere en cada etapa, así como aporta un gran número de anticuerpos que al día de hoy ninguna leche o fórmula en polvo ha podido introducir.

Adicional a esto, siendo una actividad que requiere un gran aporte de energía para el bebé, favorece a que la mamá pierda más rápido el peso adicional ganado durante el embarazo, además de ser un producto natural, que no representa un gasto y lo mejor es que logras establecer un lazo emocional más estrecho con tu pequeño.

Si tienes la oportunidad de extender este momento, no lo dudes, recuerda que tiene grandes beneficios para ti y tu bebé.

*
>