• Inicio /
  • Bebé sitio /
  • Mitos y verdades
| Salir
<

¿El chupón deforma los dientes?

El uso controlado del chupón no deforma los dientes del bebé y es más recomendable que chuparse el dedo, pues la fuerza que hace el bebé con el dedo sobre los dientes los hace moverse hacia afuera, en cambio el chupón se adapta mejor al paladar del bebé, pero  ¡ojo!,  recuerda que su uso en exceso e incluso después de los dos años si puede modificar la forma correcta de los dientes.

*

¿Debo esterilizar el chupón cada vez que se caiga?

Hay una falsa idea de tener a los bebés completamente esterilizados, pero esto es casi imposible, pues incluso si chupan su ropita o sus dedos no podemos asegurar que están 100% libres de gérmenes, por lo que deberás esterilizar el chupón sólo cuando se haya caído y se tenga pegados pelos de animales, polvo o suciedad, de lo contrario con pasarlo por el chorro de agua corriente es suficiente. Para evitar que se caiga ponle un sujetador de chupón pegado a su ropita.

*

¿Los bebés pueden comer TODO tipo de alimentos después de cumplir un año?

No, hay muchos alimentos que se deben dar poco a poco, pues producen alergias, por lo que antes de darle un nuevo alimento a tu bebé deberás consultarlo con el pediatra, pues no todos los alimentos están permitidos aun cuando ya casi hayan probado de todo.

*

¿La andadera ayuda a que los niños caminen más rápido?

No, se ha demostrado que las andaderas no ayudan a los bebés a caminar más rápido, pues la postura semi-sentada no permite que se fortalezcan sus piernas y sus caderas para empezar a caminar, además se han registrado múltiples accidentes por el uso de las andaderas. Lo mejor es enseñarles a caminar paraditos, sin andaderas y siempre con tu supervisión.

*

¿Es peligroso que duerman boca arriba?

Sí, pues existe la posibilidad de que vomiten y se ahoguen con su propio vómito, por lo que lo mejor es dormirlos de lado y poner una almohada pequeña en su espaldita para evitar que se roten y puedan ponerse boca arriba.

*

¿No debo sacudir o lanzar a mi bebé para después cacharlo porque daño su cerebro?

Sí es peligroso hacerlo, a esto se le llama “el síndrome del niño sacudido”, pues se sabe que su cerebro todavía no está bien formado y al sacudirlo, aventarlos hacia arriba o hacer movimientos bruscos, se pueden dañar algunas partes que todavía son muy sensibles.

*

No le toques la mollera porque se rompe o se hunde.

La mollera es esa parte blanda en la parte de arriba de la cabecita del bebé que se considera muy frágil, pero es importante que sepas que no se rompe si la tocas y es normal que se hunda un poco cuando respiran o pasas tu mano sobre ella, pero solita vuelve a su forma normal, de cualquier manera no es recomendable estarla tocando y también hay que observar cuando está muy hundida, pues eso puede ser un síntoma de deshidratación severa.

*

No hay que darle agua a los recién nacidos.

Así es, se sabe que la leche materna es el mejor alimento para el bebé y que es suficiente para mantenerlo hidratado, por lo que NO es necesario darle agua, pues eso únicamente llena su estómago y evita que tomen la leche que necesitan para su crecimiento. Cuando hace mucho calor puedes darle más tomas de leche, tu cuerpo estará listo para producir más leche y tu bebé estará bien hidratado sin necesidad de darle agua.

*

¿No debo sacar al bebé hasta que cumpla 40 días?

No hay ninguna razón lógica para esperar hasta los 40 días, ahora se sabe que podemos pasear con ellos desde que llegan a casa después de su nacimiento.  Lo que sí  es importante es que cubras su cabecita, cuides que no le dé el sol directamente, no lo lleves a lugares muy llenos o ruidosos y que lleves una cobijita extra por si se necesita.

*

¿Para fortalecer el cabello de mi bebé debo raparlo varias veces?

No hay ninguna prueba que diga que raparlos hace que su cabello sea más grueso, en realidad cuando nacen su cabello es muy delgado, con el tiempo este pelillo se va cayendo y poco a poco se va haciendo más fuerte, independientemente de que se les rape o no. Hay quienes prefieren rapar a los bebés para que no se vean los huecos que van quedando cuando son muy pequeños y se cae ese pelillo delgado, pero en realidad cada niño tendrá el cabello de acuerdo a la herencia que proviene de su familia.

*

¿Es cierto que si lo rapo varias veces, le crecerá el cabello más grueso?

No hay ninguna prueba que diga que raparlos hace que su cabello sea más grueso, en realidad cuando nacen su cabello es muy delgado, con el tiempo este pelillo se va cayendo y poco a poco se va haciendo más fuerte, independientemente de que se les rape o no.

Hay quienes prefieren rapar a los bebés para que no se vean los huecos que van quedando cuando son muy pequeños y se cae ese pelillo delgado, pero en realidad cada niño tendrá el cabello de acuerdo a la herencia que proviene de su familia.

Puedes rapar a tu bebé, sólo por una cuestión de belleza, si su cabello es muy escaso en los primeros meses y parece que tiene unos mechones largos y otros cortos, también puedes recurrir al rapado cuando su cabello es muy rebelde en los primeros meses y no hay manera de peinarlo, debes evitar el uso de gel u otros productos para peinarlo, pues son muy agresivos para la piel de la cabeza de tu bebé, mientras que raparlos no les causará ningún daño, también puedes recurrir a los gorritos; hay unos muy lindos, de muchas formas y de muchos colores.

Recuerda que si decides raparlo, debes hacerlo con mucho cuidado y después aplicarle mucha cremita para evitar que se irrite.

*

Mi bebé tiene temperatura ¿debo bañarlo con agua fría?

El baño cuando el bebé tiene fiebre puede servir para tranquilizar al bebé y regular su temperatura, pero no debe usarse agua fría, porque los cambios bruscos pueden ser más perjudiciales que benéficos para su salud.

Si tu bebé presenta fiebre alta, puedes realizar el baño con agua tibia, entre 32 y 34 grados centígrados y después mantenerlo con una ropita ligera hasta que la fiebre haya disminuido.

También ayuda aplicar un trapito humedecido con agua en la frente. Nunca debes humedecerlos en alcohol, pues la piel del bebé es muy sensible y esto los irrita más.

Recuerda que un buen bañito siempre ayudará a calmar a tu bebé, por eso aunque esté resfriado o con fiebre, debes seguir con la rutina habitual de baño, pues eso lo  hará sentirse mucho mejor.

*

¿Qué tanto ayudan los remedios caseros?

Aunque los remedios caseros son muy populares y todo el mundo los recomienda, es importante que antes de  aplicarlos a tu bebé, te asegures de que no se conviertan en un problema en lugar de una solución.

Algunas cosas que debes considerar antes de aplicar los remedios caseros:

  1. Lo primero que tienes que considerar, es quién te lo recomienda, pues a veces hacemos caso de cosas que nos dicen personas que  no conocemos bien o que dicen que lo oyeron por ahí, lo mejor es escuchar los remedios que te comparta tu madre, tu abuela o una persona muy cercana, pues seguramente te darán información más confiable.
  2. Investiga los posibles efectos que pueden tener dichos remedios en los bebés, pues algunos solo deben aplicarse para adultos y no en los niños o las dosis son diferentes.
  3. Recuerda que los remedios caseros no sustituyen a los doctores, por lo que  siempre debes consultar con tu pediatra, él te confirmará la eficacia de muchos remedios antiguos que ellos mismo recomiendan.

No olvides usar tu intuición y si algo que te recomendaron no te da buena espina, no lo utilices.

*

El color de ojos cambia de cuando nacen al primer año de vida

Verdadero, casi todos los bebés nacen con los ojos de color gris azulado, lo que hace pensar que tendrán los ojos azules cuando sean mayores, la realidad es que el color definitivo de los ojos se percibe hasta que el bebé tiene entre seis meses y un año.

El color de ojos se modifica porque el iris de los ojos del bebé todavía no está maduro, por eso se va modificando el tono en los primeros meses de vida, aunque es importante resaltar que el color depende en gran medida de la herencia de los padres y los abuelos, su raza y su color de piel, y en ocasiones el color de ojos se hereda hasta la tercera generación, es decir de los abuelos a los nietos.

Se sabe que los bebés que nacen con los ojos obscuros, mantendrán este tono al crecer, mientras que los que se ven entre grises y azulados, tomarán diferentes tonalidades que van desde el café claro, el verde y hasta el azul, pero estos colores quedarán confirmados hasta después del año y a veces un poco más.

*

Las mujeres con senos pequeños no pueden amamantar

Falso, muchas mujeres deciden no amamantar a sus bebés por el simple hecho de pensar que no tendrán la leche suficiente debido a que sus pechos son pequeños, esto es una mentira, se sabe que el tamaño de los senos no es determinante para la cantidad de leche que se produce.

Para que una mujer produzca la leche necesaria, independientemente del tamaño de sus pechos, debe hacer que su bebé la estimule adecuadamente, esto se logra no saltándose tomas, evitando el uso de fórmulas “para llenarlo”, tomar mucha agua y en los primeros meses alimentarlo a libre demanda (es decir, cada vez que el bebé lo pida), de esta manera el cuerpo se acostumbrará a producir mucha leche, aunque los pechos no se perciban lo suficientemente grandes.

En caso de que tus pezones sean demasiado pequeños, puedes usar una pezoneras de plástico que ayudan a formar el pezón, pero una vez que el pezón esté formado, es preferible darle leche directamente al bebé, debido a que hay un mayor estímulo en las glándulas mamarias, lo cual aumenta significativamente la cantidad de leche.  

*

Los bebés requieren silencio total para poder dormirse

Falso, aunque no se espera que hagas un concierto a un lado de su cuarto, se sabe que los bebés se acostumbran a los ruidos habituales de casa y a las voces de sus familiares cercanos, por lo que cuando duermas al bebé no tienes que pedirles a todos en casa que hagan un silencio absoluto, pues si el bebé se acostumbra al silencio, cuando escuche algún sonido, por mínimo que sea, despertará constantemente.

Lo mejor es dormirlo en su habitación y cerrar la puerta mientras duerme, pero no evitar el uso de aparatos eléctricos o platicar, pues como ya mencionamos, los bebés se acostumbran rápidamente a sus ambientes y de esta manera no tendrás que preocuparte cuando se produzcan ruidos o voces a su alrededor en un volumen moderado.

*

No es necesario sacarle el aire después de cada toma de leche.

En realidad no es estrictamente necesario sacarle el aire al bebé después de cada toma de leche, pero en muchos casos el hacerlo es de gran ayuda para que el bebé se sienta más cómodo, sobre todo en los casos en los que se presenta el reflujo.

En general los bebés que son amamantados directamente de la madre tienden a tragar menos aire y a eructar poco o nada después de cada toma, mientras que aquellos que toman mamila tienden a tragar una mayor cantidad de aire y por eso eructan con mayor frecuencia.

¿Cuándo y cómo debes sacarle el aire? 

En los primeros meses de vida que tu bebé está la mayor parte del tiempo acostado, es más difícil que pueda eructar, por eso se recomienda ayudarlo con ligeras palmaditas en la espalda mientras sostienes su cabeza en tu hombro en una posición vertical.

Después de los 6 meses ya no es necesario ayudarlo a sacar el aire dando golpecitos en su espalda, debido a que  su postura erguida y su amplitud de movimientos le ayudarán a sacar el aire por sí solo.

Es importante que no le des palmadas fuertes, además debes considerar que no siempre va a eructar cada vez que lo alimentes, por lo que si tu bebé aparenta estar feliz y tranquilo, no te empeñes en hacerlo eructar.

Recuerda que si tu bebé llora mucho y no se tranquiliza a pesar de que ya cambiaste su pañal y ha terminado de comer, posiblemente tenga muchos gases y es necesario ayudarlo con ligeros masajes en el estómago o colocándolo en una posición erguida que lo ayude a eliminarlos.

*

Debo tener a mi bebé envuelto y abrigado todo el tiempo.

Esta antigua creencia de tener a los bebés excesivamente cubiertos a pesar de que la temperatura del ambiente sea cálida no tienen ningún fundamento. Ahora sabemos que los bebés no necesitan estar enrollados como taquitos todo el tiempo, debido a que una forma sana de fortalecer sus músculos es a través del movimiento. Gracias a esta libertad, en la actualidad observamos que los bebés suelen gatear, caminar y manipular los objetos más rápido y con mayor facilidad.

Durante la etapa de recién nacido, envolver al bebé para dormir puede ser de gran utilidad para evitar que se gire mientras duerme, pero en los periodos en lo que está despierto permítele que esté más cómodo sin tantas cobijas que limiten sus movimientos.

Si lo que te preocupa es que se pueda resfriar, basta con ponerle una pijama o mameluco que cubra la mayor parte de su cuerpo, pero que a la vez le permita moverse y ejercitar su cuerpo. Una buena manera de saber cuándo abrigar a tu bebé eres tú misma, si tú no te pondrías un suéter porque el clima es favorable, tampoco tu bebé necesita una manta caliente para salir, con ponerle una ropita adecuada y una mantita delgada es más que suficiente.

*

Los baños de sol son necesarios en el recién nacido.

Sí es recomendable que los bebés recién nacidos se coloquen quince minutos al día con poca ropa frente a los rayos de sol para evitar que presenten ictericia, una coloración amarillenta de la piel que se genera por falta de vitamina D, misma que se incrementa al no tener contacto directo con la luz del sol. Aunque es importante darle baños de sol a tu bebé, antes de hacerlo, debes considerar algunos aspectos importantes para evitar un daño en su piel:

  1. Evita exponer a tu bebé en las horas más intensas de sol, lo mejor es hacerlo por la mañana, antes de que las temperaturas sean muy elevadas (entre 8:00 y 10:00 am).
  2. Evita que el sol le dé directamente en los ojos y cámbialo contantemente de posición (boca arriba y boca abajo).
  3. Dependiendo de la intensidad del sol, coloca a tu bebé entre 5 minutos y un máximo de quince minutos al día (no más porque puede dañarse la piel).
  4. Puedes quitarle toda su ropita y dejarlo en pañal pero evita las corrientes de aire fuerte, pues podría resfriarse.
  5. No es necesario que le pongas cremas bloqueadoras pues el tiempo de exposición es muy corto y en ocasiones dichos productos podrían irritar la piel de tu bebé recién nacido.

Una vez que tu bebé ha pasado la cuarentena, ya no es necesario continuar con los baños de sol, pues en esta etapa el bebé ya sale con mayor frecuencia y el contacto que tiene con la luz solar es más que suficiente, pero recuerda que los rayos UV son muy agresivos, por lo que siempre es mejor llevar una gorrita para el bebé y evitar la exposición directa con la luz solar por tiempos prolongados.

*

¿Debo hacer juegos de estimulación con mi bebé?

Se ha comprobado que los juegos de estimulación, ayudan mucho a que los bebés tengan mejores habilidades y a desarrollarlas de una forma más rápida.

Aunque se sabe que todo bebé normal va a hablar, gatear y caminar entre otras cosas como todos los demás bebés, el ayudarlos con ejercicios en estas primeras etapas de vida contribuye a que los niños puedan ir desarrollando actividades cada vez más complicadas en menor tiempo y de una forma más precisa y eficiente; así es posible que un bebé que aprendió a hablar más rápido consiga leer y escribir antes que el resto de los niños.

Sin embargo también es importante que sepas que cada niño tiene una habilidad más desarrollada que otras, por lo que no debes presionarlo para que haga todo rápido y a la perfección. Puedes estimular sus áreas fuertes para que sea muy bueno con el talento que ya tiene, así como estimular con mayor paciencia y tiempo aquellas que se le dificultan para que consiga realizarlas y no se sienta frustrado.

La mejor manera de estimular cualquier área de conocimientos o movilidad en tu bebé es a través del juego, sin presiones, sin regaños, con mucho amor y aplicando nuevas y creativas formas para que tu bebé se divierta y a la vez aprenda algo nuevo.

*
>