• Inicio /
  • Bebé sitio /
  • Desarrollo /
  • 2 a 3 años
| Salir
<

Crecimiento

En esta época, el desarrollo físico de tu bebé será muy diferente al de los años anteriores, ya que el aumento de estatura que tendrá en esta etapa se verá directamente reflejado en sus extremidades superiores e inferiores (brazos y piernas) más que en su vientre y torso, lo que lo hará ver más proporcionado. La acumulación natural de grasa que tenía en su cuerpo irá desapareciendo poco a poco, para pasar del 22 porciento que tenía al año de edad, a un porcentaje que podrá variar entre 12 y 16 porciento al llegar a los 5 años de edad, por lo que te será difícil recordar el aspecto regordete que tenía el primer año de edad.

Al crecer, también mejorará su postura, por lo que aquellas curvaturas que parecían excesivas como sacar mucho las nalguitas y arquear mucho la espalda para atrás al pararse y caminar irán desapareciendo ya que, al fortalecer sus músculos con la actividad constante, podrá sostenerse en pie con una postura más recta, lo que lo hará lucir más esbelto y fuerte.

Debes tener en cuenta que el crecimiento y desarrollo de tu bebé es totalmente independiente al de otros pequeños, por lo que no tiene sentido compararlo con el de los demás. Mientras mantenga un ritmo individual de crecimiento estable, no tienes de qué preocuparte.

*

¿Cuándo iniciar el cambio del pañal al calzón?

Una de las mayores preocupaciones que seguramente tienes es saber cómo y cuándo debo quitarle el pañal a mi bebé:

  • Lo primero que tienes que saber es que no sólo el bebé tiene que estar listo, tú también debes estar preparada para este momento, pues es un proceso que requiere de mucha paciencia, cariño y comprensión de tu parte, así que debes elegir un momento adecuado para que tanto tú como tu bebé puedan realizarlo exitosamente. 
  • No hay una edad exacta para dejar el pañal, cada bebé es diferente, por lo que unos pueden dejarlo antes que otros, lo importante es que observes a tu bebé y determines cuándo él o ella esté listo, la edad promedio es entre los dos y los tres años de edad.
  • Cuando tu bebé se esconde para hacer popó, cuando te dice “tengo popó y estoy mojado” o cuando intenta sentarse en la taza del baño como los adultos, es un claro signo de que tu bebé está listo.
  • Prueba el uso de calzoncitos entrenadores desechables para que pueda bajarlos y subirlos fácilmente, eso les ayudará a acostumbrarse sin tener accidentes.
  • Si tu hijo ya va a la escuela deberás notificarles cuándo iniciarás este proceso para continuar con el entrenamiento en la escuela y en casa

Incluso hay escuelas que avisan a los papás cuándo empezarán este entrenamiento para que varios niños lo hagan al mismo tiempo, aprovecha cuando se abran estos espacios, pues aprenden más rápido cuando lo hacen en grupo.

Cuando te hayas decidido a quitarle el pañal, no olvides ser paciente con tu bebé pues eso hará que se sienta más seguro y lo consiga más rápido.

*

Crecimiento

En esta época, el desarrollo físico de tu bebé será muy diferente al de los años anteriores, ya que el aumento de estatura que tendrá en esta etapa se verá directamente reflejado en sus extremidades superiores e inferiores (brazos y piernas) más que en su vientre y torso, lo que lo hará ver más proporcionado. La acumulación natural de grasa que tenía en su cuerpo irá desapareciendo poco a poco, para pasar del 22 porciento que tenía al año de edad, a un porcentaje que podrá variar entre 12 y 16 porciento al llegar a los 5 años de edad, por lo que te será difícil recordar el aspecto regordete que tenía el primer año de edad.

Al crecer, también mejorará su postura, por lo que aquellas curvaturas que parecían excesivas como sacar mucho las nalguitas y arquear mucho la espalda para atrás al pararse y caminar irán desapareciendo ya que, al fortalecer sus músculos con la actividad constante, podrá sostenerse en pie con una postura más recta, lo que lo hará lucir más esbelto y fuerte.

Debes tener en cuenta que el crecimiento y desarrollo de tu bebé es totalmente independiente al de otros pequeños, por lo que no tiene sentido compararlo con el de los demás. Mientras mantenga un ritmo individual de crecimiento estable, no tienes de qué preocuparte.

*

Habilidades psicomotrices

  • A partir de los dos años y medio, tu bebé podrá manipular objetos pequeños con facilidad, al coordinar los movimientos de sus muñecas, las palmas de las manos y los deditos.
  • La mayor parte del día se la pasará en constante movimiento y su grado de concentración en una sola actividad se volverá aún más corto.
  • Su andar, antes similar al de un pato por los pies abiertos y con falta de equilibrio, se irá convirtiendo en una forma de caminar más parecida a la de un adulto, soportando primero el talón y después los dedos, con lo que el control de su cuerpo y su desplazamiento será mayor.
  • En esta época, tu bebé habrá crecido lo suficiente como para correr, saltar y escalar, y por supuesto no parará de hacerlo.

*

Los terribles 2 años

Para comprender mejor por qué son llamados “los terribles 2 años”, es importante conocer el proceso que tienen los niños durante este periodo.

  1. Ya tienen control total para caminar.
  2. Su habilidad para subir o escalar es cada vez mejor.
  3. Su vocabulario es más amplio y entienden gran parte de lo que se les dice, más de lo que se pueden expresar.
  4. En su proceso de descubrir, identifican que no son el centro de todo el mundo, por lo que empiezan a experimentar emociones de tristeza, angustia y frustración, lo cual en muchas ocasiones lo manifiestan en gritos, berrinches o llanto.
  5. Su proceso de comprensión es cada vez mayor, y el método de imitación resulta en un medio interesante para aprender a ganar habilidades que refuerzan su independencia.
  6. En esa búsqueda de independencia, comienzan a querer  realizar todo por ellos mismos, como cambiarse, subirse al coche, comer o jugar. Lo que no comprenden aún es por qué mamá o papá lo ayudan o no lo dejan hacerlo sólo, lo cual también se pudiera reflejar en enojo o desesperación.

En muchas ocasiones este cambio de bebé a niño resulta estresante y agotador para los padres, ya que efectivamente comienza a tomar independencia, sin embargo los pequeños no miden riesgos, no saben controlar sus emociones y hacerlos entender las decisiones o límites que les pone mamá o papá, no es tan fácil.

Para sobrellevar este periodo, será indispensable trabajar en la paciencia, el amor, el afecto y la comprensión, ya que sabiendo previamente la situación por la que están pasando, será más fácil  empatizar con ellos y manejar nuestras reacciones sin engancharnos en la frustración o desesperación.

*

Identifica si tu niñ@ será diestro o zurdo.

Determinar si tu pequeño será diestro o zurdo en los primeros años de edad es muy complicado de identificar, y esto es porque no nacemos siendo uno u otro.

Cuando comience a tomar o a manipular objetos, notarás que la utilización de sus manos es indistinta, como jugar, comer o señalar. Es a partir de los tres o cuatro años que comienzan a mostrar una preferencia por el uso de una de las manos, y es hasta los siete u ocho años aproximadamente cuando ya se puede determinar la lateralidad definitiva.

Para poder identificar alguna tendencia dominante podrías probar ofreciéndole una cuchara en repetidas ocasiones, y observar qué mano es la que utiliza para tomarla. Observa las actividades cotidianas, como: lanzar una pelota, abrir o cerrar una botella, mirar por una cerradura o saltar con un pie. Y si su respuesta es indistinta, podría ser ambidiestro o podría seguir en un proceso de maduración.

Actualmente ser zurdo ya no tiene una implicación tan fuerte como lo era antes, ya que hoy en día existen más artículos también pensados en ellos, como bancas escolares, tijeras, el mouse, entre otros.

Cual sea la mano de su preferencia, no debe ser un aspecto de preocupación, ya que esto no tendrá ninguna implicación en su aprendizaje o desarrollo.

*
>