• Inicio /
  • Bebé sitio /
  • Cuidados generales /
  • Salud
| Salir

Las vacunas son sustancias (Antígenos) que al ser introducidas al cuerpo humano producen anticuerpos necesarios contra una determinada enfermedad, y son aplicadas para evitar el contagio.

En caso de que necesites mayor información al respecto te recomendamos que lo consultes con tu pediatra, ya que los esquemas de vacunación cambian de un país a otro porque los padecimientos predominantes son distintos en cada lugar.

VacunaEnfermedad que previenenDosisEdad

BCG

Tuberculosis

Única

Al nacer

ANTIHEPATITIS B

Hepatitis B

Primera

Al nacer

Segunda

2 meses

Tercera

6 meses

PENTAVALENTE ACELULAR (DPaT + VIP + Hib)

Difteria, Tosferina, Tétanos, Poliomelitis e infecciones por Maenophilius Influenzae Tipo B

Primera

2 meses

Segunda

4 meses

Tercera

6 meses

Cuarta

18 meses

DPT

Difteria, Tosferina y Tétanos

Refuerzo

4 años

ROTAVIRUS

Gastrointeritis causada por rotavirus

Primera

2 meses

Segunda

4 meses

NEUMOCÓCCICA CONJUGADA 7 valente

Infecciones por neumococo

Primera

2 meses

Segunda

4 meses

Tercera

1 año

ANTIIFLUENZA

Influenza

Primera

De los 6 meses a los 35 meses (Octubre y Noviembre)

Segunda

Al mes de la primera

Revacunación anual

Anual hasta los 35 meses (Octubre y Noviembre)

TRIPLEVIRAL SRP

Sarampión, Rubéola y Parotiditis

Primera

1 año

Segunda

6 años

SABIN

 Poliomelitis

Adicionales

Td

 Tétanos y Difteria

Refuerzo

A partir de los 12

SR

 Sarampión y Rubéola

Adicionales

ANTIHEPATITIS B (Para los no vacunados)

 Hepatitis B

Primera

A partir de los 12 años

Segunda

A los 4 meses de la primera

<

La importancia de las vacunas

Las vacunas durante la infancia, buscan el bienestar de tu pequeño y han servido para erradicar enfermedades graves que afectan durante la niñez a toda la población.

Al recibir el cuerpo una vacuna, las defensas se activan para atacar al agente extraño, de esta forma el cuerpo lo identifica y posteriormente si este mismo niño es expuesto a la enfermedad, estará preparado para reconocerlo y destruirlo, evitando así enfermarse.

Actualmente existen varias vacunas que atacan enfermedades como: Tubercolosis, Hepatitis tipo B, Tosferina, Neumococo, Difteria, Tosferina, Tétanos, Poliomelitis, Sarampión, Rubeola, Varicela, entre otras. Sin embargo una de las más importantes y naturales que podemos ofrecerle a nuestros pequeños de recién nacidos, es el calostro, un líquido amarillento que sale al inicio de la producción de la leche materna, y que contiene grasas, proteínas y anticuerpos que protegerán a tu bebé contra algunas infecciones y de igual forma ayuda a activar su sistema inmune.

Es normal que algunas vacunas provoquen síntomas como: malestar, fiebre, sensibilidad, erupciones o abultamientos debajo de la piel en el lugar donde se puso la vacuna, lo cual significa que el sistema inmune se activó y se está defendiendo contra el cuerpo extraño. Pero siempre consulta a tu médico para conocer las reacciones que pudiera tener cada una de las vacunas y cómo puedes aminorar los síntomas.

*

Consejos para evitar que se rocen los bebés

Uno de los problemas más frecuentes en los bebés es el de las molestas rozaduras, por ello te compartimos algunos consejos que te serán de gran utilidad para prevenir que tu bebé se roce:

  1. Revisa su pañal constantemente, para evitar que esté sucio y lastime la piel de tu bebé a causa del contacto con la orina.
  2. Limpia a tu bebé con toallitas húmedas suaves y delicadas.
  3. Deja que el área del pañal se seque perfectamente antes de poner un pañal limpio.
  4. Usa en cada cambio de pañal alguna pomada o ungüento contra rozaduras que mantenga la humedad aislada de la piel del bebé.
  5. Evita el consumo de alimentos irritantes que hagan sus desechos más ácidos, lo que incrementa las rozaduras.
  6. Elige el tamaño correcto de pañal, pues un pañal demasiado justo puede contribuir al aumento de las rozaduras.
  7. Usa pañales KleenBebé Suavelastic Max, que cuentan con el mejor sistema súper absorbente, que asegura una mayor sequedad por más tiempo.

Recuerda que el mejor pañal para tu bebé es el que lo deja limpio y seco por más tiempo, por eso tu mejor opción es sin duda KleenBebé Suavelastic Max.

*

Ejercicios para evitar los cólicos

Una buena manera de aliviar o disminuir los cólicos de tu bebé es a través de ejercicios y ligeros masajes que ayudan a que su digestión sea más rápida y sin dolores, por ello te compartimos unos sencillos ejercicios que puedes hacerle todos los días a tu bebé y que además ayudarán a que pasen un rato agradable juntos, puedes también poner música o cantarle alguna canción de tu agrado mientras le aplicas los siguientes ejercicios:

  1. Coloca a tu bebé boca arriba en una camita o sobre tus piernas, flexiona y estira suavemente sus rodillas a la altura del abdomen en secuencias de ocho tiempos.
  2. Sujeta ambas manos y pies de tu bebé y gíralo de un lado al otro como si fuera un rodillo, eso ayudará a liberarlo de los gases que producen los cólicos.
  3. Masajea la pancita de tu bebé alternando ambas manos con movimientos suaves de arriba hacia abajo y sin ejercer mucha fuerza sobre su abdomen, puedes usar una crema o loción corporal para bebé.
  4. Coloca la punta de tus dedos en el estómago de tu bebé y presiona levemente mientras haces unos movimientos en círculos para estimular sus intestinos y mejorar su digestión.

Recuerda que lo mejor es la prevención, por lo que siempre es mejor realizar estos ejercicios antes de que el bebé presente cólicos, pues evitarán su aparición o bien harán que sean menos dolorosos.

*

Llegó el invierno: cómo cuidarse de los resfriados.

El famoso resfriado es uno de los padecimientos más frecuentes en esta época para toda la familia. Con el fin de evitarlos o por lo menos reducir los síntomas, sigue los consejos que te damos a continuación.

  • Fortalece tu sistema inmune llevando una dieta balanceada y principalmente eligiendo alimentos ricos en Vitamina C, A, E, B6, Magnesio, Zinc, Selenio, Ácido Fólico y Vitamina B12. Algunos ejemplos que contienen estos nutrientes son:  Limón, naranja, fresas, kiwis, vegetales de hoja verde, hígado, zanahoria, espinacas, pescado, huevo, cebolla, salmón, queso, frutos secos, manzanas, almendras, miel, entre otros.
  • Si estas amamantando, lo mejor es seguirlo haciendo ya que la leche materna tiene los nutrientes necesarios para fortalecer las defensas de tu bebé.
  • Si tu bebé aún no ha cumplido el año de edad, tu doctor podría darte algún refuerzo con vitaminas en gotas, y/o un listado con aquellos alimentos que por la edad o estado de salud de tu bebé son los mejores para él o ella. Recuerda que antes del año tu bebé aún no puede comer ciertos alimentos.
  • Procura mantener una buena hidratación.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura, principalmente protegiendo la cabeza, espalda y vías respiratorias.
  • Evita estar en lugares con mucha gente y con poca ventilación, ya que esto puede favorecer el contagio.
  • Mantén las manos limpias.
  • Evita los lugares muy polvosos o con humo.

Es inevitable que tú o tus pequeños sufran de algún resfriado, sin embargo estar preparados siempre será lo mejor, ya que los síntomas y el tiempo que pueda durar el malestar serán menores.

*

Ejercicios de estimulación mientras lo bañas

El baño resulta un momento de relajación y diversión para los pequeños, ya que el bebé además de disfrutarlo, tendrá un espacio de atención especial de mamá o papá.

Este tiempo puedes aprovecharlo también de aprendizaje y estimulación con estos sencillos ejercicios:

  • Coloca en su bañera dos o tres objetos limpios en el agua (un corcho, una pelota o una esponja), motívalo a que los alcance y muéstrale como algunos de ellos flotan o se hunden.
  • Con la esponja, enséñale como se llena de agua, y que al apretarla con su mano saldrá agua.
  • Toma un objeto ligeramente pesado para tirarla dentro del agua, y que visualice cómo al entrar salpica el agua.
  • Mientras lavas todo su cuerpo,  puedes hacerlo utilizando diferentes materiales, como una esponja, una tela, el jabón y/o tus manos, dando un ligero masaje y permitiendo que perciba diferentes texturas.

Esta sencilla actividad les provoca sueño y apetito, por lo que hacerlo una rutina antes de ir a dormir, ayudará a que el momento de ir a la cama sea más sencillo, además de establecer un vínculo entre los padres más estrecho.

*

El reflujo en los bebés

El reflujo es un padecimiento relativamente común en los bebés, y cuando eres primeriza no tienes la menor idea de por qué tu bebé regresa toda la leche, no quiere comer, o no para de llorar por más que intentas consolarlo. En estos casos, lo más recomendable es acudir con tu pediatra, ya que en caso de confirmar que sea reflujo deberá darle a tu bebé un tratamiento especial para disminuir los malestares.

¿Qué es el reflujo y qué lo causa?

El sistema digestivo de los bebés durante el primer año sigue teniendo un proceso de maduración, y en algunos pequeños el esfínter que permite el acceso del alimento hacia el estómago no tiene la fuerza o funcionalidad adecuada para abrirse y cerrarse correctamente, lo cual al recibir el alimento, los movimientos del estómago provocan que el alimento se regrese.

En algunos bebés puede salir completamente el alimento y en otros simplemente mantenerse en el esófago, pero de igual forma causa dolor e irritación.

¿Qué hacer para disminuir el malestar?

  • Para evitar que regrese el alimento, intenta mantener a tu bebé en una posición ligeramente más vertical que acostado, tanto para comer como para dormir.
  • Puedes disminuir la cantidad de leche y aumentar el número de tomas.
  • Mantén su pañal ligeramente suelto para no ejercer presión en su estomaguito.
  • Asegúrate de que eructe después de comer, manteniéndolo en una posición semi-vertical.

Sigue las instrucciones de tu médico, quien confirmará su problema y podría recetarte algún medicamento que disminuya o elimine la producción de ácidos gástricos en el estómago del bebé.

*

Cuidados del cordón umbilical

El cordón umbilical después del nacimiento dura alrededor de 10 a 21 días, el cual se secará y posteriormente solito se caerá, quedando una pequeña herida que en poco tiempo cicatrizará.

Existen algunos mitos sobre presionar con una faja o ponerle una moneda, sin embargo nada de esto es recomendable, ya que el ejercer presión sobre su vientre puede provocarle molestias y en el caso de algún objeto, podría provocarle alguna infección.

Lo que recomiendan los especialistas es:

  • Mantener el área limpia y seca, así como ligeramente al descubierto para que entre en contacto con el aire.
  • Evita tocarlo moverlo o quitarlo, recuerda que solito se caerá y entre más seca esté el área será mejor.
  • Probablemente la recomendación de tu médico será el uso de un antiséptico después del baño para evitar alguna infección.

Síntomas de una infección

  • Si presenta fiebre o se ve decaído.
  • El área del ombligo presenta una inflamación o una coloración diferente.
  • Sale pus en la base del ombligo.
  • Mal olor y sangre constante.

En estos casos lo mejor será que lo revise tu médico, te indique cómo tratarlo, y entre más pronto lo hagas mejor para los dos.

*

¿Por qué debo consultar siempre al Pediatra?

Es muy común que los padres al tener alguna duda sobre el cuidado de sus bebés, recurran primero a consultarlo con sus familiares,  libros o internet, lo cual es bueno siempre y cuando sean cuestiones muy simples como el baño, juegos de estimulación, desarrollo, los pañales, el sueño, etc. Son situaciones que podrían no afectar la salud o el bienestar general de tu bebé. Sin embargo hay algunos otros temas que no se pueden tomar a la ligera, ya que un mal consejo podría ocasionar un problema más grave, por eso a continuación te mencionamos en qué casos se recomienda ir directamente con tu pediatra o al especialista:

  • Cualquier síntoma de fiebre, dolor, diarrea, erupciones en la piel, golpes, o malestares en general siempre será mejor llevarlo con tu pediatra, ya que dentro de su consulta, él realiza toda una exploración (física, del entorno, alergias, antecedentes familiares o de enfermedades, entre otras).
  •  Cada bebé es diferente, y lo que funcionó con uno, para otro podría llegar a ser hasta mortal.
  • El uso de medicamentos debe manejarse con mucha precaución, ya que se requiere determinar cuáles serán los componentes, dosis y la duración adecuada para tu bebé, considerando también que algunos medicamentos en combinación con otros pueden ser altamente riesgosos, es por esto que no se recomienda automedicarse.
  • Un bebé en edades muy tempranas no tiene forma de expresar exactamente lo que siente o donde le duele, y el especialista por su experiencia y conocimiento tiene manera de identificar el problema a la primera y dar una solución pronta y acertada. De lo contrario si como padre intentas solucionar el problema por ti sólo, podrías estar prolongando el malestar y/o agravándolo con remedios incorrectos.

La salud de tu pequeño es lo más importante, por lo que cualquier problema en el desarrollo o estado de salud de tu bebé, lo mejor será consultarlo con el pediatra, ellos sabrán cómo actuar y aquello que es mejor para tu bebé.

*

Cada cuánto debe comer y dormir tu bebé

Dos de las acciones más importantes para el crecimiento y desarrollo del bebé durante su primer año, suelen ser la alimentación y el sueño, es por eso que te compartimos esta guía que te muestra la frecuencia y horarios por edad que debería tener un bebé en general.

 

Edad

Alimentación

(veces por día)

Sueño total 

(Hrs.)

Siestas durante el “Día”

(Hrs. acumuladas)

Siestas durante la “Noche”

(Hrs. acumuladas)

1 mes

6 a 8

16

8

8

3 meses

5 a 6

15

3 siestas (5 hrs.)

10

6 meses

4 a 5

14.25

2 siestas (3.25 hrs.)

11

9 meses

 

 

3 a 4

14

2 siestas (3 hrs.)

11

12 meses

13.45

2 siestas (2.30 hrs.)

11.25

18 meses

13.30

1 siesta (2.25 hrs.)

11.25

2 años

13

1 siesta (2 hrs.)

11

3 años

12

1 siesta (1 hr.)

10.30

Recuerda que cada bebé es diferente, por lo que si llegaras a tener alguna duda porque tu pequeño presentara rangos diferentes, siempre lo mejor es consultarlo con tu pediatra para identificar si es normal o es una señal de alarma.

*

¿Cuándo llamar al médico?

Ver a tu bebé enfermo siempre es causa de angustia y desesperación, ya que como papá no soportas verlos decaídos, tristes o simplemente desconocer la gravedad de la enfermedad. Si por ti fuera tendrías un médico en casa los 365 días del año, pero ¿cuándo debes llamarle al doctor?

Temperatura

  • Si presenta más de 38.6ºC o menos de 35ºC.
  • Si baja o sube repentinamente.
  • Si persiste por más de tres días.
  • Si se acompaña de otros síntomas o enfermedades.
  • Si presenta convulsiones o en su pasado ha presentado alguna.

Dolor

  • Si tuvo un golpe fuerte que le provoque mareos, somnolencia o dolor de cabeza.
  • Si tiene vista borrosa.
  • Si el dolor se presenta en periodos de tiempo regulares.

Vómito

  • Si el bebé es menor de seis meses.
  • Si es violento y prolongado.
  • Si presenta somnolencia, náuseas o dolor de cabeza.
  • Si además presenta dolor a lado derecho de su abdomen.

Diarrea

  • Si tu bebé es menor de seis meses.
  • Si está acompañada de dolor en el abdomen.
  • Si también presenta temperatura.

Falta de apetito:

  • Si deja de comer repentinamente.
  • Si suele tener buen apetito y se niega a comer durante todo un día.

*

Tablas de peso y talla

Un indicador de crecimiento y desarrollo sano de los bebés es la evaluación de peso y talla.  Puede variar dependiendo la nacionalidad, el género, características de los papás o en general su estado de salud, por eso es tan importante una revisión mensual por lo menos el primer año.

Checa en esta tabla de peso y talla para niños mexicanos , si tu bebé se encuentra dentro del rango de acuerdo a su edad y género. Estar por debajo o por encima podría ser una alerta, por lo que si es el caso de tu bebé, te sugerimos llevarlo con su Pediatra para que lo valore y determine la causa.

Niñas

 Niños

Edad meses

Peso (kg)

Talla (cm)

Edad meses

Peso (kg)

Talla (cm)

1

3.400 - 4.500

51.2 - 55.8

1

3.600 - 5.000

52.1 - 57.0

2

4.000 - 5.400

54.4 - 59.2

2

4.300 - 6.000

55.5 - 60.7

3

4.700 - 6.200

57.1 - 62.0

3

5.000 - 6.900

58.5 - 63.7

4

5.300 - 6.900

59.4 - 64.5

4

5.700 - 7.600

61.0 - 66.4

5

5.800 - 7.500

61.5 - 66.7

5

6.300 - 8.200

63.2 - 68.6

6

6.300 - 8.100

63.3 - 68.6

6

6.900 - 8.800

65.1 - 70.5

7

6.800 - 8.700

64.9 - 70.2

7

7.400 - 9.300

66.8 - 72.2

8

7.200 - 9.100

66.4 - 71.8

8

7.800 - 9.800

68.3 - 73.6

9

7.600 - 9.600

67.7 - 73.2

9

8.200 - 10.200

69.7 - 75.0

10

7.900 - 9.900

69.0 - 74.5

10

8.600 - 10.600

71.0 - 76.3

11

8.200 - 10.300

70.3 - 75.9

11

8.900 - 10.900

72.2 - 77.5

12

8.500 - 10.600

71.5 - 77.1

12

9.100 - 11.300

73.4 - 78.8

13

8.700 - 10.800

72.6 - 78.4

13

9.400 - 11.500

74.5 - 80.0

14

8.900 - 11.100

73.7 - 79.6

14

9.600 - 11.800

75.6 - 81.1

15

9.100 - 11.300

74.8 - 80.7

15

9.800 - 12.000

76.6 -82.3

16

9.300 - 11.500

75.9 - 81.8

16

10.000 - 12.300

77.5 - 83.4

17

9.500 - 11.800

76.9 - 82.9

17

10.100 - 12.500

78.5 - 84.4

18

9.700 - 12.000

77.9 - 84.0

18

10.300 - 12.700

79.4 - 85.4

19

9.800 - 12.200

78.8 - 85.0

19

10.500 - 12.900

80.2 - 86.4

20

10.000 - 12.400

79.7 - 86.0

20

10.600 - 13.100

81.1 - 87.4

21

10.200 - 12.600

80.6 - 87.0

21

10.800 - 13.300

81.9 - 88.4

22

10.300 - 12.800

81.5 - 87.9

22

10.900 - 13.500

82.7 - 89.3

23

10.500 - 13.000

82.4 - 88.9

23

11.100 - 13.700

83.5 - 90.2

24

10.600 - 13.200

81.3 - 87.7

24

11.200 - 14.000

82.4 - 88.8

      

FUENTE : "Secretaría de Salud" Norma Oficial Mexicana para el control de la nutrición, crecimiento y desarrollo del niño y del adolescente.

*

¿Mi bebé debe tomar agua?

Durante los primeros 6 meses de edad no se recomienda dar agua a los bebés, ya que están en un periodo de crecimiento muy importante, y cada toma deberá ser 100% de leche materna o una fórmula infantil, la cual contiene el aporte de agua y nutrientes necesarios para su desarrollo.

Si alguna de estas tomas la sustituyéramos por agua, sería como fomentar la desnutrición, esto debido a que su estómago es tan pequeño que el agua lo llenaría, pidiendo de comer hasta la siguiente toma.

De los 7 a los 12 meses la leche sigue siendo la base de su alimentación, en complemento con algunos alimentos sólidos permitidos para esta edad. El agua puede brindarse sólo en ocasiones donde lo requiera el bebé para pasar alimentos sólidos como galletas o pan, o en épocas de mucho calor, donde tu bebé requiera un aporte adicional de líquidos.

A partir del año de edad y hasta que cumpla los tres años, lo ideal es que beban alrededor de 4 vasos de agua al día, aunque tu pequeño te lo pedirá cada que tenga sed.

*
>